Clases gratuitas de Danza Contemporánea

Home / Turismo y Desarrollo Social / Clases gratuitas de Danza Contemporánea

La subsecretaría de la Mujer impulsa la iniciativa de que mujeres de entre 18 y 50 años puedan experimentar la danza contemporánea, experiencia que se brindará de manera gratuita en el Centro Deportivo Municipal Progreso, ubicado sobre las calles Antártida Argentina y Arabarco, a cargo de la profesora nacional Lourdes (Luli) Tarifeño.

Las clases se dictarán los días lunes, miércoles y viernes de 10 a 11.30, y las inscripciones se realizan solo a través del teléfono 4491218, de lunes a viernes de 8 a 15, o por  WhatsApp al 0299-5940258.

La subsecretaria de la Mujer, Alejandra Oherens, contó que “presentamos esta propuesta al secretario de Cultura, Deporte y Actividad Física, Mauricio Serenelli, quien inmediatamente colaboró con nosotras para brindarnos un espacio amplio para que puedan desarrollarse las clases varios días a la semana”.

“Estamos felices porque es llegar a las mujeres de la ciudad con una propuesta distinta, algo que las conecta con su cuerpo y explora sus emociones. Solo tienen que venir con ropa cómoda, y es importante que sepan que pueden asistir desde cualquier barrio, solo requieren una inscripción previa que es obviamente para organización”, agregó.

Recordó, por otro lado, que la docente a cargo de las clases, “Luli Tarifeño es excelente, ha colaborado con nosotras en varios eventos con su arte y sabemos que estas clases van a cambiar el día y ¿por qué no?, la vida de muchas mujeres”, enfatizó.

La danza contemporánea nace de una necesidad de expresarse más libremente con el cuerpo. Es una danza donde se busca expresar una idea, un sentimiento o una emoción con movimientos corporales.

La profesora nacional de danza contemporánea, Lourdes (Luli) Tarifeño, egresada de la Escuela experimental de Danza Contemporánea de Neuquén, indicó que “el taller fue creado para que las mujeres que participen puedan disfrutar de la danza, conocerse en el movimiento y a través de este, para que puedan conectar con su corporalidad de una manera nueva y conectar con quienes vayamos a compartir este nuevo lugar creando un espacio de confianza en el cual podamos aprender mutuamente de nosotras y de la danza”.